Involucionamos

Ed Sullivan siempre me ha parecido un gran tipo. Con su aspecto inquietante, su mirada torva, los tics de psicópata y la cifosis conservadora. Sin embargo, le he visto cientos de veces dar paso en The Ed Sullivan Show a Elvis, The Doors, Buddy Holly, Jefferson Airplane, The Who. Además, abrió las puertas de Estados Unidos a los Beatles. Cómo no tenerle simpatía.

El éxito de la audiencia le hizo poderoso y quisquilloso. Cuando los Rolling Stones fueron al programa, la letra de Let’s Spend the Night Together le pareció demasiado procaz. Sullivan ordenó a Mick Jagger sustituir las palabras the y night, con claras connotaciones de encuentros lúbricos nocturnos, por some time, que sin duda evocaba inocentes reuniones catecumenales en las montañas. El vídeo refleja bien la situación. Mick Jagger se contonea como un cochino mientras le pide a una chica pasar un tiempo juntos. Y sus gestos, cada vez que suelta some time, antológicos:

Vamos a dar un salto en el tiempo y el espacio. Hace unos meses, el Instituto Canario de Igualdad (ICI) editó un folleto para “acabar de raíz con el problema de la violencia de género (sic) y conseguir que la sociedad se eduque en igualdad y prevención”. El documento está dirigido a los jóvenes de hoy en su lenguaje, esto es con hábiles juegos de palabras del tipo: “SMS, Sin Machismo Sí, para relacionarlo con la telefonía móvil y .mp3 ¿Reproduces sexismo? para relacionarlo con los lectores digitales”, así que ya damos por hecho que han captado el interés de un grupo de chavales apostados en un banco, de botellón.

Aquí lo tenéis. A partir de la página 41 empieza a analizar el contenido nocivo de las canciones:

Folleto “¿Reproduces Sexismo?” del Instituto Canario de Igualdad.

Se trata de que nuestros jóvenes amigos sean capaces de identificar la violencia de género y los estereotipos machistas ocultos en la música que escuchan, a poder ser antes de que el alcohol les nuble. Les será fácil reconocer las canciones: Bustamante, Sharika (3 veces) y el Ave María, Cuándo serás mía de Bisbal son el Mein Kampf de la violencia machista juvenil. Ah, también Los días de la semana de Los Payasos de la Tele (“Lunes antes de almorzar / una niña fue a jugar / pero no pudo jugar / porque tenía que planchar / así planchaba así, así”, etc, etc)

Si a los chicos aún no se les han saltado los piercings de la risa, podrán pasar a las canciones que directamente “maltratan”. Lo que es improbable es que las reconozcan. Muchos son viejos temas como estos:

Hoy Voy a Asesinarte – Siniestro Total

La Mataré – Loquillo

Sí, sí, sí – Los Ronaldos

El caso es que no recuerdo que ninguna de estas canciones tuvieran problemas cuando fueron publicadas. Las de Loquillo y Los Ronaldos sí provocaron alguna voz, pero la de Siniestro Total, editada en la España desarrollista de año del Mundial, sólo pasó como un corte más de un álbum disparatado y clave en la música española. Al fin y al cabo decían esas cosas porque eran punkies, los chochos volaban y quería matar a los hippies. Hasta le decían a Jomeini que no les tocara la pirola y no se ganaron una fatwa.

A lo mejor los garantes de la igualdad de entonces estaban demasiado ocupados sosteniendo la democracia con sus propias manos, mientras los militares les hacían cosquillas bajo los brazos con los pelos del bigote. Y al tiempo, escuchaban lo que sonaba alrededor y pensaban que no les gustaba, pero que la libertad de cualquiera de decir lo que le diera en gana era sagrada y que atentar contra una pequeña parte de ese derecho, significaba abrir la mano para todo.

Y eso que ellos tenían que lidiar con cosas peores. En un ambiente político ligeramente caldeado, Kortatu cantaba esto:

Y los Nikis, lo fueran o no, se consideraba el grupo facha por temas como este:

Pese a que crecimos con estas canciones en la radio (¡y en la tele!), la inmensa mayoría de los que pertenecemos a esa generación no hemos experimentado deseos de maltratar a nuestra pareja o de menospreciarla en modo alguno, ni mucho menos de “mandar a tomar por culo un cuartel con Goma 3”. En cambio, sí percibo una corriente común en todos nosotros: el convencimiento de que el arte necesita ser plenamente libre para poder expresarse y disfrutarse. De que la clave del respeto y la tolerancia es la educación, no la prohibición. Y lo más sorprendente es que llegáramos a esa idea gritando canciones que ahora resulta que son sexistas y denigratorias. Y todo ello sin que ningún gobierno autonómico nos lo advirtiera.

Un último apunte. Supongo que el ICI pasó por alto la canción sobre violencia doméstica más famosa de la historia, convencidos de que, gracias al sistema educativo español, ningún chaval comprenderá la letra en inglés de este tema:

Así que bien pensado, si alguien va a venir a decirme qué debo escuchar y qué no, sin duda prefiero a Ed Sullivan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Involucionamos

  1. Rosa dijo:

    Completamente de acuerdo, el arte libre por favor…
    Menúda campaña, estoy flipando…

  2. Gracias, Rosa. Bien sabes que el arte, cuanto más libre, mejor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s