Acordes

Milo Manara marcó mi adolescencia. Bueno, esto, que es un lugar común, en mi caso fue un poco más allá del, admitámoslo, inicial acercamiento procaz. Pero además de aquellas mujeres perfectas, (no, perdón, per-fec-tas) dibujadas con una frágil y segura línea negra, que se han clavado en el inconsciente de varias generaciones, empecé a ver los paisajes, los edificios, barcos, la selva, aquellas recreaciones, todo con el mismo trazo sencillo que solo está al alcance de los genios.
A parte de El Clic, las colaboraciones con Hugo Pratt o Jodorowsky (¡glups!) y demás obra, existen dos álbumes que recopilan historias cortas. En La Apariencia Engaña, Manara describe, en dos páginas, la llegada de John Lennon al Cielo tras su asesinato, y la que allí monta cuando irrumpe gritando Sargent Pepper’s… En esa misma recopilación está Fone. Esta corta historieta cuenta la odisea espacial de un humano y un extraterrestre varados en un planeta abandonado. Aquella civilización había construido, antes de su exterminio, una máquina que combinaba aleatoriamente todas las letras del abecedario y de este modo componía libros sin parar. Así, por pura estadística, la máquina había escrito millones de libros absurdos y, al mismo tiempo, todas las obras maestras de la literatura. Y también, había escrito la propia aventura que estaban viendo los dos personajes. El alien encuentra el libro que lo describe, y simplemente leyéndolo, consiguen salir del planeta, no sin algunos pasajes curiosos y muy Manara (sí, se las arregla para meter un pibón en la historia). Algún loco ha fotografiado el cómic viñeta a viñeta y lo ha colgado en Youtube en italiano original.

No sé porqué me vino esta historia a la cabeza cuando hace unas semanas mantenía una discusión en Facebook (tengo que dejar de hacer estas cosas) a partir de este vídeo:

Al principio la conversación derivó en la poca calidad de las canciones comerciales que usan cuatro acordes, todo pobre, para tener éxito rápido y de alguna manera, que todas las canciones eran iguales. Pero entonces pensé que se trata exactamente de eso. De la simplicidad. Es lo que tiene la música. Este vídeo, muchísimo más gracioso, lo describe mejor que el alocado de antes:

Es entonces cuando entiendes que es cierto que el primer lenguaje del hombre fue la música. Mejor dicho, que el ser humano habla porque empezó cantando, imitando los sonidos de la naturaleza. Cuando se dispone de un arma como la armonía, basta con crear un código, un lenguaje, a partir de cuatro elementos que poder combinar hasta el infinito. Y además, añadirle a ese código el tono, la forma perfecta para expresar cosas absolutamente dispares, contrarias, tan lejanas como Let it be, No Woman, No Cry, Under the Bridge, Take on Me o Self Esteem. Y que esta expresión, por su simpleza y su entronque con lo más primitivo, llega por igual a seres humanos de lugares y culturas dispares, que no pueden compartir nada más, porque no pueden entenderse de ninguna otra manera.

Efectivamente, como decían algunos de los participantes en la conversación, hay estudios universitarios que avalan que toda la música pop suena igual, pero no es porque falle el código, es porque falla la imaginación.

Alguien comentó (no voy a atribuirme ideas brillantes porque cantaría) que eso de los cuatro acordes era simplemente como la pintura. Con los mismos tres colores se han pintado las Cuevas de Altamira, Las Meninas y el Guernica. Es exactamente así. Con una diferencia. La música es algo inmaterial, que poco depende de los elementos externos como sí puede ser la pintura. Puede objetarse que eso sucede con los instrumentos, pero, aparte de que estos han sido creados por el hombre, éste dispone del más bello y potente de todos: la voz.

Y con la literatura, la comparación no se sostiene. De algún modo, podría existir una máquina que componiendo libros aleatoriamente día y noche creara las grandes obras de la literatura, incluidas las del futuro. Pero os garantizo que jamás existirá una máquina que, a base de combinar tres acordes, pueda expresarse así:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Acordes

  1. José Antonio dijo:

    Como siempre, aunque Milo Manara no marcó mi adolescencia (me perdí las tías per-fec-tas) muy de acuerdo con las conclusiones musicales.
    Lo cierto es que cuatro me parecen muchos… con tres es suficiente! El blues está basado en tres acordes, aunque haya por supuesto algunas variaciones más. El rock, por tanto, por herencia directa, también. En el pop, pues hay de todo, supongo, pero no por tener más acordes salen mejores canciones. Y si se repiten esos cuatro acordes, o progresiones de cuatro, puede que sea porque es más las melodías salen más blanditas que con tres, me parece a mí. Y es más fácil (falta de creatividad).
    Claro que hay grandes de la música que han buscado composiciones más complejas, pero siempre por algún motivo artístico, si no, sale un churro.
    Como dices, lo que hace grande a una canción es la imaginación, y la capacidad para hacer sentir algo al que la escucha. Y la suerte de dar con una combinación de ritmo y melodía y ya puestos letra, que conecte con uno, claro. Con los acordes que sean, el código no hace al monje.
    Y luego están los que sin saber tocar un instrumento, inventan melodías en su cabeza. A veces les salen canciones magníficas, sin ser conscientes, al menos directamente, del número de acordes que implica.
    Por cierto, mi teoría sobre el lenguaje musical (aunque puede que lo haya soñado o leído por ahí…) es que antes que la melodía aprendimos el ritmo. En concreto, el latido del corazón en el útero materno. Puro ritmo, asociado además a estados de ánimo, si eso no es música… El resto fue sólo cuestión de escucharnos a nosotros mismos y a los sonidos que nos rodean, sobre todo en la naturaleza, si buscamos el origen de todo, y añadirle color melódico al asunto.
    Interesante post, sigue así! (y perdón por el ladrillo).
    Un abrazo
    José A. (Toño)

    • Ladrillo??

      Es el comentario perfecto que espero en el blog… algo que complete el post y lo enriquezca… además, con conocimiento sobre el tema (desde luego mucho más que el mío, que soy en realidad un farsante).

      Muchas gracias y recuérdame que te pase algunos cómics de Manara… nunca es tarde…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s