Perdónanos, Junior (no sabemos lo que hacemos)

Ayer murió Junior. Antonio Morales, Junior, falleció a los 70 años en su casa. La noticia se movió con rapidez. Los principales diarios llevaron a su edición online un obituario apresurado en el que glosaban los méritos del difunto. ‘elpais.es’ destacaba que “el artista confesó que se refugió en la bebida. En 2008 publicó una polémica biografía titulada Mucho antes de dejarme, en la que reconocía que había sido infiel a su esposa”. ‘elmundo.es’, en Twitter, titulaba a Junior como “viudo de Rocío Dúrcal” y ‘publico.es’ daba vueltas de campana, rebotando una noticia de Europa Press que subtitulaba “Antonio Morales era cantante y actor, pero fue más conocido al casarse con la mítica intérprete de rancheras y por ser el padre de la vocalista Shaila Dúrcal y la actriz Carmen Morales”. Durante horas, el primer asunto de discusión en Twitter fue Rocío Dúrcal. Es evidente. Es este el país en el que vivimos.

Junior, además de casarse y tener hijos, hizo alguna otra cosa. Por ejemplo, una contribución esencial la cultura popular de su país. Muy probablemente por encima de su mujer, qué decir del caso de sus hijos. Junior, junto con Fernando Arbex, Manolo González y Juan Pardo, formó la primera banda de rock de la historia de España. Siempre que escribo estas cosas, pienso que vendrá alguien y me dirá con razón que no, que antes estuvieron tales. Quiero decir, banda de rock en todo su sentido. Los Brincos fueron los primeros en alcanzar el éxito con canciones escritas por ellos, en sacar, pegados a sus flequillos, los nuevos ritmos que llevaban una década sonando fuera. Porque no olvidemos, amigos, que estamos hablando de los primeros años sesenta, cuando aquí se vivía al dictado de un meapilas intolerante. Los Brincos empezaron a establecer una embrionaria industria, algo en lo que el resto de bandas pudieran anclarse. Salían en la tele, eran bastante pijos y en realidad inofensivos. Pero se lo tomaban en serio. Al menos lo suficiente para ejecutar canciones equiparables al entorno europeo. Algo no muy frecuente por estas latitudes. Insisto, 1965:

Sí, salían con capas, pero ahí acababa su tono cañí. La comparación comercial con los Beatles del principio, que les llevó a elegir ese nombre, pareció contagiar su carrera que, en cierto modo, fue paralela a la de los de Liverpool, a la ridícula escala nacional, claro. Banda que sobresale en el momento justo, tocando sus propias canciones, llega a un público amplio, supera el single para pasarse al elepé y explota en fenómeno de masas. Con frescura y chulería. Porque adoptar el sonido británico no significaba hacer versiones españolizadas, como era costumbre en la época.

La sombra de Los Brincos sobre la música española posterior es mayor de lo que cualquiera puede admitir. Solo con el paso de todo este tiempo, se ha recuperado su sonido, su visión y su ambición.

Después de Los Brincos, Junior, con Juan Pardo, se deslizó hacía un pop más sentimental, que encajaba bien con su languidez. Por el camino siguieron labrando clásicos, temazos que aguantan cincuenta años y ciento cincuenta más:

Pues bien, a este hombre, en España, se le va a recordar como el marido de Rocío Dúrcal (para la que paradójicamente, él mismo compuso canciones). A la que engañó. Y fue un borracho. Es decir, los mismos méritos que a Keith Richards (muchísimos menos con seguridad) le han valido la gloria eterna, a Junior solo le van a otorgar un recuerdo de couché emborronado. Otro más al agujero del olvido nacional, en el que todo cae y en el que poco a poco nos vamos escurriendo, mientras nos reímos de nuestra propia ignorancia y adoramos cualquier mamarrachada de fuera por los mismos argumentos que rechazamos una de aquí.

Probablemente esté sobreactuando. Pocas horas después, estos mismos medios ya publicaban artículos en los que sí se hablaba de la figura de Junior. Pero qué queréis. Para mí, y sé que exagero, es como si la mañana del 9 de diciembre de 1980 hubiera leído: “Asesinado John Lennon, esposo de Yoko Ono”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s